“Las Paralelas” de UNCIPAR

17 May

Hace poco que pasó Semana Santa. Desde hace muchos años, 33 para ser exactos, para esa fecha la gente de UNCIPAR (Mención especial para Liliana Amate, Sergio Cinalli y Nico Vetromile por el empeño que le ponen para que esto siga funcionando), organiza un festival de cortometrajes, en el que compiten cortos de las escuelas de cine de todo el país y desde hace un par de años, también del exterior. Allí podemos tener un contacto directo con la realidad de lo que está pasando por la cabeza de los cineastas, que tipo de historias se relatan y con que lenguaje. Es muy interesante y siempre recomiendo a los que están estudiando y/o haciendo cortos, concurrir a los festivales y a las muestras, porque se puede aprender mucho, lo que se debe hacer y lo que no. Hay de todo, cortos muy buenos, malos y peores aun (ojo que esto es siempre muy subjetivo, como en todas las artes, hay cosas que uno no entiende y para otro son extraordinarias).

En el Festival de Gesell ocurre un hecho particular, existe una sección denominada “Las Paralelas”, que es donde se proyectan los cortos que quedaron fuera de la pre-selección; y que se realiza fuera de competencia y en horario de trasnoche, a partir de la una de la mañana. Suelen ser muy entretenidas ya que la gente, los realizadores, concurren con un ánimo especial y con muchas ganas de divertirse. Allí no hay formalidades y si la tribuna juzga que un corto no vale la pena ser visto, se pide Fast Foward o Eject sin mediar trámite. También puede haber pitos, matracas y carcajadas ante alguna situación que lo amerite. Por supuesto que si el corto proyectado esta bien realizado y quedó fuera de competencia vaya a saberse porqué cosa del destino, la misma tribuna lo aplaude y lo celebra, pidiendo que esté en la competencia.

Y ahora les voy a contar algo que pocos conocen y que tiene que ver con esto: resulta que muchos años atrás, mas de 20, cuando la mayoría de los cortos se realizaba en 16mm o en Super 8 (fue en esa época en la que comencé mi relación con el TCC y el cortometraje), era bastante costoso, se filmaba con película reversible y no se podían corregir errores de exposición, muy difícil de sonorizar (se hacía a través del proyector sobre dos pequeñas bandas magnéticas con las que se podía lograr un sonido estéreo si eras un hábil, entusiasta, creativo y empeñoso sonidista como Hector Casali), que se arruinaba muy fácilmente al manipularla durante el montaje, etc. Un proceso realmente muy caro y trabajoso. No cualquiera hacía cine…, ¡Te tenía que gustar realmente! Muy distinto a la actualidad, en la que 8 de cada 10 tiene una cámara de fotos digital, que no sólo saca fotos sino que también filma, en esa época con suerte uno de cada 50 tenía una filmadora.

Cuando a principio de los 90 se abrió la importación, con la irrupción del VHS se produjo un fenómeno inesperado en el Festival de Gesell. De pronto, cada uno de los que tenía la posibilidad de acceder a una cámara se pensaba a si mismo como un gran realizador y sin la menor idea y autocrítica, inundaba festivales con toneladas de cassettes (que eran muy baratos comparados con el Super 8), con cortos que eran casi mediometrajes, grabaciones increíbles, insoportablemente largas e insufribles, realizadas sin ningún criterio cinematográfico. Hasta ese momento no existía el “bardear los cortos desde la tribuna” que existe hoy. Todo se veía respetuosamente sin emitir opinión alguna.Pero en ese momento y ante la agresión que recibíamos como espectadores de parte de “esos realizadores” no quedó otra, no me quedó otra que reccionar y comencé (con otros compañeros de la escuela que soliamos estar allí, disfrutando el momento) a emitir opiniones en voz alta, con la idea de que fueran muy divertidas (y así sobrellevar el momento) respecto de lo que se veía en pantalla, porque eso era como el antidoto que necesitábamos para no tener que levantarnos e irnos de la sala. No queríamos hacer eso, queríamos ver  el material, queríamos estar ahi, compartiendo. En esa época los organizadores intenteban mantener el clima serio y formal de la proyección y lo lograban con su insistencia. Ellos no participaban de la “gastada” de la tribuna y así como algunos festejaban los chistes, otros miraban sin entender bien que pasaba. Después de un par de años soportando taaaaannntoo material insufrible y de haber debatido incluso con los organizadores para encontrar alguna forma de evitarlo, en una de las proyecciones y habiendo observado que el medio de reproducción eran las mismas cassetteras Panasonic negras que teníamos en la escuela (ya existía el Super VHS) se me ocurrió subir la apuesta y comentando con Martín y el “Goma” sobre esta observación, planteé que el año próximo nos podríamos divertir un poco si llevabamos un control remoto de los nuestros para que cuando apareciese un engendro de esos le diéramos FF desde la tribuna, y así fue . Y cuando hubo oportunidad fue usado y el pobre flaco que estaba proyectando no entendía que pasaba y la tribuna festejaba…, suspendió la proyección por unos minutos en busca de algún problema técnico y sentimos un poco de culpa al ponernos en la piel de él, pero teníamos la certeza de que había que cambiar las cosas porque así como estaban “Las Paralelas” no sobrevivirían (empezaba a venir cada vez menos gente)… Y así fue como nació el “bardeo” en las paralelas de Gesell . Con el tiempo los organizadores se sumaron a la onda de la tribuna y llegaron a ser lo que son hoy, una fiesta!!!

Y así lo deben entender quienes concurran, ojalá lo hagan muchos, se diviertan, presenten sus cortos y hagan muchos amigos, mas allá de todo. Hay una idea de hacer algo específicamente para paralelas, quizá el próximo año nos demos el gusto.

Un abrazo,

Edgar.

P.D.: Gracias Gabriel Miranda Naón por las fotos!

Anuncios

7 comentarios to ““Las Paralelas” de UNCIPAR”

  1. cas 31 mayo, 2011 a 3:12 PM #

    yo le FF a ese control y no soy fabian fuchi jjaj que epocas grande el goma en Parte de la Ciencia…abrax

  2. diego fiori 1 junio, 2011 a 7:01 PM #

    Edgardo, Eras un piyo. Muy beuna la nota. Ya tengo ganas de ir a Villa Gesell el año que viene. Saludos

  3. Edgar 2 junio, 2011 a 4:38 PM #

    Charly, vos también estabas en esa tribuna, sabia que me faltaba nombrar a alguien importante en el grupo. Abrazo.

  4. Monica 16 junio, 2011 a 11:37 AM #

    Buenisimo Edgar q nos cuentes! me dan ganas de ir!
    Me alegro q se hayan divertido tanto y seguramente muy enriquecedor!
    Un abrazo
    Monica

    • Edgar 16 junio, 2011 a 6:36 PM #

      Gracias Moni, te esperamos el año que viene.

  5. Marcelo Boero 16 junio, 2011 a 11:01 PM #

    Ja… Edgard sos un revolucionario completo!!!
    Muy buena la ilustración, me imagino el plomo que sería soportar esos cortos tan largos….
    Nos motivaste a ir al festival.
    Un abrazo.

  6. María F. Ricciotto 22 junio, 2011 a 12:22 AM #

    Hola Edgard! Te imagino con el control remoto!! Pobre el que proyectaba….. menos mal que se apiadaran de él….. Laverdad que dan ganas de ir el próximo año. Y ya está madura la idea de hacer algo específicamente para “las paralelas”?? Muy buena idea la del blog!
    Cariños! MARY

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: