Un juego absurdo…

1 Jun

“…hay alguien acá que esté pensando en su madre…?

Año: 2009.
Pais: Argentina.
Género: Corto – Comedia.
Idioma: Español.
Director: Gastón Rothschild.
Guión: Javier Zevallos.
Reparto: Martin Piroyansky, Eliana González, María Fernanda Callejón, Sergio Pangaro.

Anuncios

Adidas : ‘Break-up Service’

1 Jun

Mientras armamos las próximas notas, compartimos con ustedes algunos videos dignos de ver.

Preparen pochoclos y a disfrutar!

El quinto círculo

31 May

“Professio-onis”

28 May

Me han solicitado colaborar en este blog con una nota de mi autoría. Tengo muchas cosas que decir y tal vez, en alguna otra oportunidad, les cuente algo más. Pero hoy quiero hacerles saber que tengo un compromiso como comunicador.

Durante gran parte de mi vida intenté comunicarme de alguna manera con la gente sin saber bien que decir; lo intenté alguna vez con la música, luego también con la pintura, pero no tuve la capacidad suficiente como para hacerlo con decoro. Hasta que allá por el año 1980, sin querer, vi en San Isidro un afiche que promocionaba un curso de cine. Ese fue el inicio de mi profesión, mi querida profesión. Y me refiero a ella como querida, porque la etimología de la palabra profesión proviene del latín professio-onis, que significa acción y efecto de profesar. Si bien, profesión puede definirse como una actividad permanente que sirve de medio de vida y que establece el ingreso a un grupo profesional específico, yo me siento incluido en la otra acepción: confesión pública de algo; como ser un ideario político o la profesión de fe.

Puntualmente, en mi caso particular, y como católico, esta última definición es la que mejor me representa. Claro que mi vocación no apareció en el momento de iniciar mis estudios, sino de a poco y considerable tiempo después. En esto tiene que ver, y mucho, Gabriel Teijeiro, único docente de ese Taller de Cine Contemporáneo de mis inicios como estudiante, y en el que hoy me desempeño como docente. Con Gabriel tengo grandes diferencias ideológicas, pero él es ejemplo de quien profesa, ya que es una persona que siempre comparte generosamente sus conocimientos sin la mínima mezquindad, propia de varios intelectuales de estas pampas.  Este respeto y cariño por su trabajo es lo que me une verdaderamente a él, ya que es en gran medida, responsable de mi vocación por su manera de profesar. Igualmente, esta manera de profesar es emblema de todos los docentes y colaboradores del Taller que desde sus lugares entregan lo mejor de si mismos con honestidad.

Desde hace varios años, además de docente, me desempeño como realizador, director, camarógrafo, productor y hace poco, comencé como editor. He trabajado en producciones de diverso tipo, desde comerciales, pasando por documentales, programas de TV, cine y hasta algunos proyectos realmente dignos de olvido. Este camino ha forjado en mí el compromiso como comunicador, de esto quiero hablarles más que nada a quienes están comenzando en la profesión.

Si bien, tanto el cine como la TV son en parte, medios de entretenimiento, cada día vemos como están dedicados, en gran medida, a resaltar el puterío, violencia, materialismo y banalidad. No es que estas cosas deban ser prohibidas, sino que debemos tener en cuenta que los medios de comunicación inciden considerablemente en las conductas humanas. Esto es comprobable si vemos las calamidades que nos abruman. Y no es que debamos solamente denunciar lo que está mal, ya que muchos se ocupan de hacerlo. Creo que es altamente positivo asumir como propósito ofrecerle al espectador obras esperanzadoras, que abran las ventanas de su alma. Esto es posible hacerlo desde el cine argumental, documental, así como en el entretenimiento televisivo.

Por eso, el mejor servicio que podemos brindarle al mundo de hoy es que muchos revitalicemos sinceramente nuestros compromisos sociales para un cambio positivo y en paz. En el Taller de Cine Contemporáneo veo que esto se hace cotidianamente. Creo que el mundo merece algo mejor de lo que vivimos en la actualidad, sea el ámbito que sea. Por eso, varias personas como yo, desde los medios, procuramos comprometernos de esta manera.

Pippo Reppel Toubel.

“Las Paralelas” de UNCIPAR

17 May

Hace poco que pasó Semana Santa. Desde hace muchos años, 33 para ser exactos, para esa fecha la gente de UNCIPAR (Mención especial para Liliana Amate, Sergio Cinalli y Nico Vetromile por el empeño que le ponen para que esto siga funcionando), organiza un festival de cortometrajes, en el que compiten cortos de las escuelas de cine de todo el país y desde hace un par de años, también del exterior. Allí podemos tener un contacto directo con la realidad de lo que está pasando por la cabeza de los cineastas, que tipo de historias se relatan y con que lenguaje. Es muy interesante y siempre recomiendo a los que están estudiando y/o haciendo cortos, concurrir a los festivales y a las muestras, porque se puede aprender mucho, lo que se debe hacer y lo que no. Hay de todo, cortos muy buenos, malos y peores aun (ojo que esto es siempre muy subjetivo, como en todas las artes, hay cosas que uno no entiende y para otro son extraordinarias).

En el Festival de Gesell ocurre un hecho particular, existe una sección denominada “Las Paralelas”, que es donde se proyectan los cortos que quedaron fuera de la pre-selección; y que se realiza fuera de competencia y en horario de trasnoche, a partir de la una de la mañana. Suelen ser muy entretenidas ya que la gente, los realizadores, concurren con un ánimo especial y con muchas ganas de divertirse. Allí no hay formalidades y si la tribuna juzga que un corto no vale la pena ser visto, se pide Fast Foward o Eject sin mediar trámite. También puede haber pitos, matracas y carcajadas ante alguna situación que lo amerite. Por supuesto que si el corto proyectado esta bien realizado y quedó fuera de competencia vaya a saberse porqué cosa del destino, la misma tribuna lo aplaude y lo celebra, pidiendo que esté en la competencia.

Y ahora les voy a contar algo que pocos conocen y que tiene que ver con esto: resulta que muchos años atrás, mas de 20, cuando la mayoría de los cortos se realizaba en 16mm o en Super 8 (fue en esa época en la que comencé mi relación con el TCC y el cortometraje), era bastante costoso, se filmaba con película reversible y no se podían corregir errores de exposición, muy difícil de sonorizar (se hacía a través del proyector sobre dos pequeñas bandas magnéticas con las que se podía lograr un sonido estéreo si eras un hábil, entusiasta, creativo y empeñoso sonidista como Hector Casali), que se arruinaba muy fácilmente al manipularla durante el montaje, etc. Un proceso realmente muy caro y trabajoso. No cualquiera hacía cine…, ¡Te tenía que gustar realmente! Muy distinto a la actualidad, en la que 8 de cada 10 tiene una cámara de fotos digital, que no sólo saca fotos sino que también filma, en esa época con suerte uno de cada 50 tenía una filmadora.

Cuando a principio de los 90 se abrió la importación, con la irrupción del VHS se produjo un fenómeno inesperado en el Festival de Gesell. De pronto, cada uno de los que tenía la posibilidad de acceder a una cámara se pensaba a si mismo como un gran realizador y sin la menor idea y autocrítica, inundaba festivales con toneladas de cassettes (que eran muy baratos comparados con el Super 8), con cortos que eran casi mediometrajes, grabaciones increíbles, insoportablemente largas e insufribles, realizadas sin ningún criterio cinematográfico. Hasta ese momento no existía el “bardear los cortos desde la tribuna” que existe hoy. Todo se veía respetuosamente sin emitir opinión alguna.Pero en ese momento y ante la agresión que recibíamos como espectadores de parte de “esos realizadores” no quedó otra, no me quedó otra que reccionar y comencé (con otros compañeros de la escuela que soliamos estar allí, disfrutando el momento) a emitir opiniones en voz alta, con la idea de que fueran muy divertidas (y así sobrellevar el momento) respecto de lo que se veía en pantalla, porque eso era como el antidoto que necesitábamos para no tener que levantarnos e irnos de la sala. No queríamos hacer eso, queríamos ver  el material, queríamos estar ahi, compartiendo. En esa época los organizadores intenteban mantener el clima serio y formal de la proyección y lo lograban con su insistencia. Ellos no participaban de la “gastada” de la tribuna y así como algunos festejaban los chistes, otros miraban sin entender bien que pasaba. Después de un par de años soportando taaaaannntoo material insufrible y de haber debatido incluso con los organizadores para encontrar alguna forma de evitarlo, en una de las proyecciones y habiendo observado que el medio de reproducción eran las mismas cassetteras Panasonic negras que teníamos en la escuela (ya existía el Super VHS) se me ocurrió subir la apuesta y comentando con Martín y el “Goma” sobre esta observación, planteé que el año próximo nos podríamos divertir un poco si llevabamos un control remoto de los nuestros para que cuando apareciese un engendro de esos le diéramos FF desde la tribuna, y así fue . Y cuando hubo oportunidad fue usado y el pobre flaco que estaba proyectando no entendía que pasaba y la tribuna festejaba…, suspendió la proyección por unos minutos en busca de algún problema técnico y sentimos un poco de culpa al ponernos en la piel de él, pero teníamos la certeza de que había que cambiar las cosas porque así como estaban “Las Paralelas” no sobrevivirían (empezaba a venir cada vez menos gente)… Y así fue como nació el “bardeo” en las paralelas de Gesell . Con el tiempo los organizadores se sumaron a la onda de la tribuna y llegaron a ser lo que son hoy, una fiesta!!!

Y así lo deben entender quienes concurran, ojalá lo hagan muchos, se diviertan, presenten sus cortos y hagan muchos amigos, mas allá de todo. Hay una idea de hacer algo específicamente para paralelas, quizá el próximo año nos demos el gusto.

Un abrazo,

Edgar.

P.D.: Gracias Gabriel Miranda Naón por las fotos!

Blablabla…

1 May

Aqui encontrarán todas las notas y entrevistas relacionadas al medio audiovisual.

Hola!

1 May

Señor Pochoclo nace de las ganas que tenemos de hacer cine, de contar historias, de enseñar y aprender los unos de los otros. Es un espacio en común donde podremos disfrutar de las sabias palabras de los profesores; habrá reviews de películas, entrevistas, info de festivales y todo lo que tenga que ver con nuestra pasión: las artes visuales.
Que lo disfruten!